Comida Rápida y Delivery: Un mercado que crece al ritmo de la vida acelerada



Aunque Chile está muy lejos de Estados Unidos y Brasil en el consumo de comida rápida, este mercado ha crecido de manera importante en el país, impulsado principalmente por el estilo de vida de los chilenos, cada vez más familiarizados con los combos y promociones express para comer un menú tipo en un local o en la casa.

Según comenta Tomás Leal, analista de investigación en Euromonitor International, tanto el segmento fast food como el delivery han mostrado alzas importantes en el mercado local en tos últimos cinco años, con tasas de crecimiento anuales en valor de 11% y 14%, respectivamente. En ambos casos la principal motivación o driver de este consumo es la conveniencia, tanto del precio como de la rapidez para acceder a esta oferta.

"En el caso de fast food, la conveniencia radica en que el menú típico de un establecimiento de comida rápida es accesible económicamente como para convertirse en la opción de almuerzo diario de muchas personas. Esto es particularmente cierto para aquellos patios de comida o establecimientos de comida rápida que se instalan en barrios de negocios o donde hay muchas oficinas. El poco tiempo para almorzar, la rapidez de la comida rápida y su precio, la convierten en una buena alternativa", afirma Tomás Leal.

Así también, la vida cada vez más acelerada y el mayor poder adquisitivo de los chilenos también ha estimulado la venta del mercado delivery, o de entrega a domicilio. "El adulto joven trabajador chileno, con una situación económicamente favorable que se traduce en mayores ingresos disponibles, recurre al delivery como una opción de alimentación conveniente en casa para evitar cocinar y cuando no tiene tiempo o ganas de ir a un restaurant. Esto, junto a la creciente diversificación de la oferta en el delivery y et surgimiento de plataformas en internet que permiten ordenar comida por et celular y pagar con tarjeta de crédito o débito, hacen que se vuelva una opción aún más conveniente e interesante", dice el analista de Euromonitor.

Auspiciosas cifras

Las cifras locales confirman el auge de este mercado. Si en 2009 el total de ventas de comida rápida fue de MM US$ 530, el año pasado alcanzó los MM US$ 801, según datos de Eurmonitor International, que proyecta un total de ventas para 2019 de MM US$1.047. Similar tendencia registra el número de locales de comida rápida en Chile, los que no alcanzaban los 2.000 establecimientos en 2009 y que en 2014 llegaron a 3.270 locales.

Un caso similar es el del delivery, que logró facturación de ventas por MM US$132 en 2009 y MM US$254 en 2014, con una estimación para 2019 de MM US$305. Respecto de la cantidad de locales de venta, en 2009 había a 1.821 y el año pasado 3.033, de acuerdo al informe de Euromonitor.

En tanto, el consumo per capita de los chilenos también registra un alza en los últimos cinco años. Para el caso de fast food creció de US$ 31 (2009) a US$ 45 (2014), con una estimación de US$ 57 para 2019. En tanto, e tiendas delivery el consumo per capita en Chile pasó de US$ 8 (2009) a US$ 14 (2014), con una proyección de Euromonitor que llegaría a los US$ 17 en 2019.

Fuente: La Tercera - noviembre 2015