Acceso clientes

“Será muy difícil evadir impuestos al utilizar la factura electrónica”



El año pasado entró en vigencia la Ley 20.727 que obliga a las empresas a emitir documentos tributarios en forma electrónica en reemplazo del formato de papel.

Según lo establecido por la norma, las grandes empresas, o aquellas con ingresos anuales superiores a 100.000 UF, fueron las primeras en implementar este sistema cuyo plazo venció el pasado 1º de noviembre 2014.

Posteriormente, las pequeñas y medianas empresas también deberán implementar la factura electrónica en sus transacciones comerciales, cuya adaptación será de manera gradual. Este en un proceso que comenzará en agosto de 2015 y finalizará en febrero de 2017, dependiendo si son compañías urbanas o rurales.

Para conocer los alcances y cuáles serían las principales ventajas de la implementación de la factura electrónica, sobre todo para las pymes, Telecheque entrevistó al académico de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Central, y especialista en delito tributario, Luis Villalobos, quien afirma que este sistema reduce los plazos y costos asociados a los trámites administrativos, lo que redunda en una mayor eficiencia en los procesos internos de las empresas.

“Por ejemplo, explica, los pequeños contribuyentes no tendrán la necesidad de dirigirse a las oficinas del Servicios de Impuestos Internos (SII) a timbrar facturas. También evitarán el costo de imprimir nuevos documentos, ya que los trámites se realizarán en línea, vía internet”, sostiene.

Además, asegura, este nuevo sistema elimina los riesgos de pérdida de documentos y mejorará los espacios físicos de almacenamiento, puesto que la información se guardará en los computadores. “Lo anterior permitirá que las pymes ahorren tiempo en costos de traslados y espera, generando una mayor eficiencia en sus procesos operacionales”, destaca.

Sin embargo, a juicio del experto, una de las principales diferencias del nuevo sistema electrónico con los antiguos documentos a papel, es que entrega una mayor seguridad a los contribuyentes y elimina la posibilidad de ser sujeto a fraude.

“Es importante considerar que todo el sistema de facturación electrónica apunta hacia la TRANSPARENCIA. Lamentablemente, debido a las últimas contingencias relacionadas con evasión de impuestos, se ha vulnerado ese principio. Porque las principales conductas de evasión fiscal están relacionada con el formato papel”, resalta.

En ese sentido, destaca que las facturas electrónicas serán totalmente “rastreables” y que tanto el vendedor como comprador podrán conocer en línea de toda la “historia” de comercialización del producto.

“Al contar con un sistema transparente y estandarizado para todos, será más complicado vulnerar o engañar. Por ejemplo, si un comerciante compra 20 sillas, sabremos en línea desde dónde las adquirió y a quién se las vendió… Es decir, el SII podrá controlar, ratificar y dar fe que las operaciones mercantiles que aparecen en el documento efectivamente se realizaron”, aclara.

Agrega que “por eso mismo, será muy difícil evadir impuestos al utilizar la factura electrónica, ya que tiene más restricciones y mejores controles, lo que redunda en más confianza y mejores oportunidades de venta, sobre todo para las pymes”, especifica.

Un aliado en la gestión de las pymes

Luis Villalobos_Universidad CentralOtra de la ventajas del empleo de factura electrónica, es que permitirá postergar el pago del IVA del 12 al día 20 de cada mes, un beneficio para todo tipo de empresas, las que contarán con días adicionales para financiar capital de trabajo.

“Este un punto muy importante, sobre todo para la pequeña y mediana empresa, que se preocupan mucho de juntar su plata y pagar el IVA los días 12 de cada mes. Ahora, tras la aprobación de la nueva normativa, quienes utilicen la factura electrónica podrán postergar sus pagos en ocho días, lo que contribuirá a aumentar la competitividad de los negocios”, enfatiza Villalobos.

Además, explica el académico de la Universidad Central, el SII ofrece a los pequeños contribuyentes la posibilidad de adquirir esta aplicación de manera totalmente GRATUITA. (Portal Mipyme).

“Por tanto, todas las pymes que vendan menos de 100.000 U.F. anuales no van a tener la necesidad de contratar o comprar un servicio de software a otra empresa”, asegura.

Al ser consultado cuáles serían los primeros rubros en implementar la facturación electrónica, explica que las pequeñas y medianas empresas que comercializan productos extranjeros se incorporarían de manera casi “natural” al sistema: “Porque su negocio está asociado fuertemente a la compra y venta por internet. Al contrario, las últimas serían las del sector agrícola”, puntualiza.

Por último, sostiene que tras la implementación de la factura electrónica las pymes asumirían los beneficios de la tecnología como una herramienta de apoyo a su gestión y podrían acceder a nuevas formas financiamiento, con la finalidad de aumentar el crecimiento de los negocios.

“Siempre ha existido un cierto recelo de parte de las instituciones financieras hacia las pymes de concederles créditos. Pero si hay más transparencia, y eso va asociado al crecimiento económico de la empresa, podrán acceder de manera más fácil al sistema crediticio. Y si esa pequeña empresa puede acceder a un crédito, eso me va significar una inversión en su negocio, o un crecimiento para convertirla en una mediana empresa”, concluye.

Realizado por: Mauricio Águila, periodista de Telecheque.